lunes, 20 de noviembre de 2017

Entre gloría y escoria - Poema

Ya ni siquiera recuerdo un aproximado de hace cuanto que no publico o, peor aún, que escribo algo de lo acostumbrado aquí. Diversas cosas me han golpeado estos últimos meses, desde la habitual soledad y desesperanza innatas en mí, hasta la muerte e incertidumbre de algunos seres queridos… Como sea, he vuelto a las andadas, ja, ja. El texto que a continuación dejo… lo he escrito, como muchas veces, buscando algo de desahogo y paz interna. Por desgracia, el manuscrito original no lo feche. Y es que es algo que en conjunto expresa mucho sobre mí, que me va como anillo al dedo. Mi doliente situación.

Entre gloría y escoria


Bien sé que no soy un Dios del Olimpo,
mas un ser humano… tampoco lo creo.
Esta vida, este mundo; el sentir que me provocan,
dudo que algún mortal así lo perciba…
Algo hermoso, intenso… avieso y doloroso.

¿Qué soy; qué mora en mí?
¿Luz y día;
noche y sombra;
amor y desprecio…?
Arrebatada pasión y agonizante martirio,
marcado y turgente sufrimiento
desgarran mi alma
fragmento a fragmento,
gota a gota…
de mi sangre y lágrimas.
Condenado, afectado por pena, sufrir y desgracia ajena;
carcomiéndome lo propio…,
sucumbiendo por quienes amo.
Dilapidándome por todo y todos,
sea nimio o magnánimo,
es como me encuentro.
En mí resulta inevitable y recóndito
el abismo entre fruición y tormento.
Perduro entre dones y maldiciones…
ángeles y demonios,
humanos ordinarios y sandios mentecatos.

Ni bueno ni malo,
simplemente un ser que agoniza en el delirio
que osan llamar realidad, verdad.
Lo que a innúmeros nos termina por matar.



D. Leo Mayén



lunes, 30 de octubre de 2017

Andromalia - Una esperanzadoramente futura novela

Después de cerca de veinte meses inmerso en este proyecto, es que por fin he llegado a su fin. Una historia, un proyecto que bien podría nutrirlo sin fin, sin un horizonte palpable, por meses; un don y defecto en mí. No por esto quiero decir que se halle inconclusa la novela o algo similar. Lo que quiero expresar es que siempre hallo algo más… una palabra que encaja mejor, algún detalle que si bien en su momento me pareció prudente ahora no, y quizá esta nueva corrección a futuro también me parezca así.
Escribiéndola, durante este largo-o-o periodo de mi vida —a veces efímero, otras extenso—, he aprendido mucho sobre mí —más de lo que quisiera—; a la vez que mi fascinación por nuevas “cosas” se ha hecho presente, algo que disfruto demasiado. Ejemplo de ello es un extraño afecto y melancolía hacia los animales —sobre todo los estelares de la obra, ja, ja—, entre otras “cosillas” repetitivas y angulares en Andromalia. En cuanto al género respecta, me es complicado definirlo con precisión, pues no es del todo lineal en ese aspecto.
Tras esas horas, noches y días de imaginar, devanarme la cabeza y elucubrar, tanto sobre los personajes como a lo que se enfrentarían, es que, al fin, espero poder ver mi esfuerzo dar frutos, ser reconocido, que haya un público que lo disfrute tanto o más que yo esta historia, y, si todo va bien, ser publicado; algo que seguramente me “matará”; entre una cada vez más eterna y agónica espera por una respuesta que… Bueno, difusa.
Sin más preámbulos, los dejo con una pequeña sinopsis hecha por mí.



Sinopsis Andromalia - El hijo de la reina

Drískell de Drakdlan, un soldado retirado por voluntad propia hace años por trágicas
circunstancias en El Continente, tiene como trabajo llevar a Elidor, un cerdito noble,
educado y parlanchín como curioso basta la tierra del conocimiento: Verdsnan.
Emprendiendo un largo viaje, en principio grato; acompañados de los fieles compinches
de travesía de Drískell: Zorka, su fiel corcel; Wirt, la astuta zarigüeya; Sheply, el comodino
pero confiable can, y Pekar, la querida mula; animales que para Drískell son sus
inseparables amigos... compañeros de la vida. Todo se ve trastornado al verse forzados a
cruzar la ciudad de Gregsindal, misma que planeaban evitar a toda costa, y donde
sucesos perversos: raptos, explotación sexual, inmisericordes asesinatos, contrariedades
y hondas perdidas conducen a Driskell a retomar parte de quien era al abandonar El
Continente. Entonces, como antes, volverá a la senda del valeroso guerrero, del
implacable asesino que en antaño fue en compañía de su estimado preceptor; pasado
que hasta la fecha lo atormenta con angustiantes pesadillas, teniéndolo en el día en un
constante estado de alerta y lucha por contener un avasallante impulso de agresión; que
terminará dominándolo. La pesadilla se materializa cuando, estando en la ciudad, tras ser
requerido por el Regente de ésta, uno de sus acompañantes desaparece sin dejar rastro
alguno. Lo que lleva a Driskell a comenzar una imparable búsqueda por rescatarlo,
sabiendo el horrido destino que le espera de no conseguirlo a tiempo. Esto lo conduce a
más desdicha y reveses en sus objetivos, y terminando por encontrar la valerosa e
incalculable ayuda de Antenor; quien ahora lo respaldará para completar su objetivo
primordial y ejecutar los demás, entre ellos eliminar a las endemoniadas cabezas de la perversa ciudad; así tenga que enfrentarse al "ejercito' que sigue sus ordenes... ya que
él, Driskell, sólo muerto incumpliría su palabra.

Toda esta historia se desarrolla en un mundo donde algunas especies animales (cerdos,
cabras, ovejas) tiene las capacidades, los dones, del habla y el entendimiento; y que a su vez, ayudados por objetos denominados como fuizz, pueden replicar acciones exclusivas
del hombre, como: escribir, dibujar, pintar y sostener objetos con moderada simpleza,
entre algunas. Por otro lado, el resto de los animales, sobre todo mamíferos y aves,
poseen una inteligencia que les permiten destrezas moderadamente cercanas a las del
hombre, incluso una comunicación entre ambas razas que, siendo algo burda, es útil
como benéfica para ambos; y que no todos consiguen lograr. Tecnológicamente el mundo
se encuentra en lo que sería para nosotros el siglo XVII-XVIll: un mundo movido por
equinos, embarcaciones y la mensajería; y en la horrible realidad de la inexistencia de un
inodoro; con armas de abancarga al frente de las guerras, acompañadas por la ambición
de conquista y dominio de tierras. La devoción a diversas deidades es presente (femeninas sobre todo). Así como variadas lenguas; primordialmente y como eje fundamental el español (bajo otro nombre).

sábado, 30 de septiembre de 2017

Desenfocado

Desenfocado


A ratos me es difícil concentrarme; sé y no sé el por qué, a la vez. Resulta un placer sutilmente doloroso.
Pensar, anhelar, desear a ratos se vuelve un bien y mal que retorna a mí… constante a lo largo del día, por la noche o al despertar; algo que bien sé me resulta nocivo, pero que, a la vez, disfruto con deleite y una pizca de vejación. Y es que así estoy por ti desde tiempo atrás —ya sabes—, y quizá… quizá por bastante más.
Tanto me guardo para quemarlo en la hoguera de mi martirio; tanto me confunde este hecho que he decidido dejar que las brazas se calmen, aguardar sin barruntar o esperar algo preciso. Sólo esperar. Si después perezco ahogado entre bravías humaredas de tan anhelado carnífice, bueno… al menos jamás me arrepentiré de lo que ahí encuentre.
Nadie más hay, por nadie más surge lo que por ti… lo que creas en mí sólo es y será por ti. Entre todas las estrellas del infinito firmamento sólo a ti te miro, te admiro por ese brillo y titilar que sólo de ti emana; ningún otro cuerpo celestial me embelesa como tú lo consigues; por ninguna se creará en mi interior lo que por ti siento: algo único que me resulta complicado expresar a profundidad y detalle, pues es basto y hondo. Difuso es en mi cabezota que maquila incesante, siendo todo lo referente a ti un grato respiro en su ajetreada labor cotidiana.



D. Leon. Mayén




DSC01257

viernes, 15 de septiembre de 2017

En libertad

En libertad


La fecha se aproxima… o quizá yo a ella. ¿Cómo saber algo así con exactitud? No es como saber que me amabas.
Amar… como lo hago contigo no es amar en libertad. Ya no. Amar debería ser libertad de mente y espíritu; así fue, al menos. Pero, como ser libre si estando lejos mi pecho del tuyo, mis palabras de tus oídos, mis manos de ti permaneces etérea en mí, sin poder, o querer, apartarte.
Temo, a ratos, amarte como lo hice antes; ¿sera por el arraigado recuerdo y sentir en mí sobre ti?; y en otros momentos que ese amor haya cambiado. Todo esto me turba sin remedio.
¿Parte de amar es no olvidar… por mucho que duela o dificulte la existencia?



D. Leon. Mayén

lunes, 7 de agosto de 2017

Reseña: Halo: El Flood

Halo: El Flood; de William C. Dietz

Reseña


Subgénero: Ciencia-Ficción                                                         Publicación: 2003
Título Original: Halo: TheFlood                                                 Contenido: 291 Páginas


¡ADVERTENCIA, ESTA RESEÑA CONTIENE CITAS Y SPOILERS DE LA OBRA!

Todo comienza justo donde concluye el título anterior: Halo: La Caída de Reach; en el Pillar of Autumn huyendo a coordenadas “desconocidas”. Realmente a las coordenadas donde la IA de la nave, Cortana, los lleva; siendo obtenidas por el Spartan 117 en la entrega anterior, y mismas que los llevan directo a Halo, el mundo anillo —Algo que, debo destacar, durante muchos años ignoré ya que nada de esto se menciona en los videojuegos; simplemente comienzas tras concluir la nave el viaje hiperespacial y despertar John—.
Aunque la historia va de la mano con la narrativa y sucesos de Halo: Combate Evolved, son bastantes los sucesos y personajes que no se incluyen en el videojuego antes mencionado. Todo comienza momentos antes de salir del viaje hiperespacial; antes de despertar al Jefe Maestro… el último Spartan.
De igual modo que en el juego, se describe el abordaje del Covenant a la nave humana, sólo que desde ambas perspectivas: humana y alienigena. Como es costumbre, la carne de cañón al frente: Jackals y Grunts guiados por Elites. Particularmente, un Elite llamado IsnaNosolee es enviado, muy a su pesar prefiriendo combatir, a recopilar inteligencia, desde datos acerca de armas y fuerzas militares hasta el mayor premio de todos: la ubicación del mundo natal de sus enemigos, la Tierra; fungiendo Isna como un Osoona”, u Ojo de los Profetas. Su misión, consistente en tres objetivos, es: primero, requisar la IA de la nave enemiga; segundo, capturar algún oficial de la tripulación, y tercero, grabar toda su misión para así obtener datos en combate; todo bajo el manto protector del camuflaje óptico en su armadura (invisibilidad).
 Después, tras una fuerte lucha entre la tripulación y el enemigo la nave es evacuada. (En cierta parte se narra todo lo que hace el Jefe Maestro hasta llegar a la nave de escape —final del primer nivel en el juego—, algo que hasta cierto punto, y de forma contrapuesta, me disgusto ya que resulta soez al haber jugado el videojuego; pero, por otra parte, resulta necesario para el desarrollo de la trama).
Lo sucesos y personajes paralelos a lo visto en el videojuego —la travesía del Spartan 117 en compañía de su fiel y vital compañera Cortana— son refrescantes, con esto me refiero a que le dan una nueva perspectiva y jugabilidad al juego, a este universo en general. Como por ejemplo el descenso de la tripulación del puente del Pillar of Autumn —entre ellos el Capitán Jacob Keys, el Alférez William Lovell, etc.— así como de Pelicans con SCDOs arribar en Halo: una estructura colosal con el propósito de formar un ecosistema con una atmosfera muy similar a la de la Tierra; desde playas, bosques, terrenos nevados, hasta pantanos; todo funcionando de forma autónoma; creado por una civilización ancestral, sumamente avanzada y… extinta por los oscuros secretos que resguarda el anillo: la Instalación 04. (Es aquí donde, me parece, se hace la primera referencia a los Forerunner).
En parte, lo no visto en el juego es: la Alpha Base, lugar que capturan y usan como puesto de mando las fuerzas sobrevivientes de la UNSC; de qué modo es capturado el Capitán Keys por el Covenant —bajo una cobarde traición— y llevado hasta la nave Truth and Reconciliation del Covenant, y cómo, tras ser rescatado, llega a los pantanos encontrándose en las profundas entrañas de una estructura con el Flood —¡tantas cosas bien hiladas con la historia jugable!—. La horrible y agonizante muerte a manos del Flood, al estar siendo despojados de su conciencia, es… sublime y espantosa a la vez. Surgiendo entonces un nuevo enemigo; acentuando la ya de por sí cruenta batalla por sobrevivir en el anillo: formándose una batalla a tres bandas.
Las batallas en tierra, como antes las espaciales, se llevan mis palmas. Llenas de acción e incertidumbre, en tiroteos y entre vehiculos; muchas de ellas terminando de forma sorpresiva para ambos bandos —¡exceptuando al Flood; malditos insaciables sin piedad!—. Ataques a la Alpha Base, una misión de rescate y después de captura la Truth and Reconciliation; la recogida de suministros del Pillar of Autumn, la persecución y emboscada tras ello, y más tarde la “recuperación” de la nave.
El desarrollo de la historia puede ser algo lento conociendo el juego —y no es que el juego sea lento, para nada; es el más largo y con mayores misiones en la saga—,  pero en retrospectiva todo es parte de un buen y placentero rompecabezas; aunque claro, no todo es miel sobre hojuelas.
Hablando de los personajes, por parte del Covenant, sin duda, mis favoritos son Yayap y Zuka ‘Zamamee; Grunt y Elite respectivamente. Yayap es simplemente fabuloso. ¡El sólo quiere vivir! Y ‘Zamamme sólo desea terminar con la existencia del Jefe Maestro. He aquí un fragmento y la primera aparición de ambos:
“Mientras la batalla contra los humanos continuaba con furia, un Grunt llamado Yayap lideraba un pequeño destacamento de su propia especia a través de una media derretida escotilla, y llegaron a la escena de una masacre. El mamparo cercano estaba empapado de reluciente sangre azul. Casquillos percutidos estaban esparcidos por todas partes y una enmarañada pila de cuerpos de Grunts testificaba un enfrentamiento perdido. Yayap se volvió en breve duelo por sus hermanos caídos. La mayoría de los muertos eran Grunts, lo que no le sorprendió a Yayap. Hace mucho ya que los Profetas habían usado a su raza como carne de cañón. Él tuvo la creencia de que ellos se habían ido a un paraíso de metano. Estaba a punto de pasar por la horrible pila cuando uno de los cuerpos hizo un quejido. El Grunt pausó y, acompañado por uno de sus compañeros –un Grunt llamado Gagap–, entró en el sangriento desastre, sólo para descubrir que el sonido estaba asociado con un Elite de armadura negra, uno de los Bendecidos de los Profetas”, tipos que estaban a cargo de estas mal consideradas incursiones. Por ley y costumbre, la raza de Yayap estaba sometida a venerar a los Elites como divinos enviados de los Profetas. Desde luego, la implementación de la ley y de las tradiciones en el campo de batalla era de alguna manera, flexible. “Déjenlo”, aconsejó Gagap. Eso es lo que él haría si alguno de nosotros estuviera ahí tirado y herido.” “Cierto, dijo Yayap cuidadosamente, pero tomaría cinco de nosotros cargarlo de regreso al bote de asalto. Le tomó a Gagap diez latidos completos el asimilar la idea y finalmente apreciar su genialidad. No tendríamos que luchar.” “Precisamente”, dijo Yayap, mientras los sonidos de la batalla crecían una vez más. Muy bien, cojámoslo, agarren sus brazos y piernas, y saquemos su trasero fuera de aquí. Una rápida verificación comprobó que las heridas del Elite no eran mortales. Un proyectil humano había pasado a través de la visera del guerrero, desgarrando a través del costado de su cabeza y se había aplanado así mismo dentro de la superficie del casco del Elite. La fuerza del golpe lo había dejado inconsciente, aparte de eso, había tenido algunos cortes y magulladuras cuando cayó al suelo. El Elite sobreviviría. “Ah, lástima”, pensó Yayap. Satisfechos de que su boleto fuera de la nave haría que vivieran lo suficiente para llevarlos a donde buscaban ir, los Grunts tomaron al guerrero de las extremidades y marcharon como patos corredor abajo. Su batalla había terminado.”
A partir de esto Yayap sufre de un completo revés a sus intenciones originales, ya que Zuka decide hacerlo su fiel escudero creyendo había arriesgado su vida para salvarlo, uniéndose ahora en el propósito de matar al Spartan 117 a como dé lugar. (Devoré el libro ansioso por saber que sería de este par).
Por el lado humano, mis dos personajes favoritos, y heroínas de la historia, son la Primer Teniente Melissa McKay: miembro de las fuerzas SCDO; valerosa y angular miembro de la batalla en la Instalación 04 y quien, al igual que el Jefe, salvan a la humanidad de un horrible fin a manos del Flood, yendo por sobre el imbécil de su superior, el Mayor Antoni Silva… y la vida de otros. Así como la Oficial de Vuelo Carol Rawley, “Foehammer”, sencillamente sin ella tanto el Jefe como otros miembros de la UNSC en Halo no habrían podido lograr sus valiosos objetivos.
343 Guilty Spark es justo lo que es en Combat Evolved, estricto e irreflexivo con respecto a los protocolos y la contención del Flood. Un personaje que se quiere y odia a ratos; un importante aliado y un dolor en el trasero. Guilty Spark, Monitor de la Instalación 04, una IA poseedora de un hardware “semejante” a una esfera, celoso guardián y encargado de todo en el anillo; hasta el punto de “engañar” al Jefe para activar el anillo y usarlo contra la amenaza Flood, como dictan los protocolos establecidos por sus creadores los Forerunner; misma razón que los contrapone entre sí, formándose, brevemente, un cuarto bando en la historia, siendo apoyado el Monitor por los Centinelas, maquinas flotantes protectoras del anillo.
Y bueno, ante todo esto y mucho más, John-117, el Jefe Maestro, el legendario héroe, termina vencedor. Hay diversos momentos en la historia en que se da de manifiesto el sentir de John al ser el último Spartan, al perder a cada uno de sus hermanos en Reach. Esto es, para mí, lo mejor del libro: adentrarse en el pellejo de nuestro héroe; ¡porque es muy distinto jugar a ser el Spartan 117 siendo un soberano imprudente gatillo alegre, a verlo en nuestras mentes como el mismo!

La descripción de lo vivido por John, pero más que nada los escenarios, me daban unas ganas de jugar el juego en ese mismo momento; además de querer constatar ciertos aspectos del entorno.
Por último debo decir que cada vez me fascina más y más como el mundo de la literatura influye en el de los videojuegos y viceversa. Y no sólo por Halo, sino que hay un sinfín de ejemplos; el más claro, y de mis favoritos, es el de Tom Clancy: con sagas de videojuegos como Rainbow Six, Ghost Recon, Splinter Cell y H.A.K.S. (siendo las más notables); y en lo literario con Rainbow Six, Op-center (una larga saga), Splinter Cell, y novelas como A la caza del octubre rojo, entre muchas más. Pero, también, recuerdo, que de la saga de Hitman (nada que ver con las películas), previo al lanzamiento de la penúltima entrega: Hitman: Absolution, se publicó un libro a modo de precuela y enlace entre éste y su sucesor Hitman: Blood Money.
Y del otro lado, de libros a videojuegos, están, desde luego, The Witcher con tres títulos ya; juegos de Sherlock Holmes (entrando en mis favoritos Sherlock Holmes: Crimes & Punishments, resultando en lo que me parece es una especie de fusión entre el afamado personaje de Sir Arthur Conan Doyle y la obra de Fiódor Dostoyevski, Crimen y castigo; pues aunque no lo he leído por falta de tiempo y efectivo, se puede encontrar claramente el libro en sí en el gameplay del juego). Y el subtitulo del juego es muy sugerente.
Obviamente hay muchos más ejemplos.



D. Leon. Mayén




jueves, 27 de julio de 2017

Enamórate

Enamórate


A la chica X.
Te he oído decir que dudas ahora de enamorarte. Yo te digo hazlo. Hazlo, pues es de las más puras y verdaderas libertades que aún nos quedan.
Podrán escoger cuando venimos a este mundo, cómo nos vestimos, lucimos o deberíamos, que debemos decir y cuando, con quien debemos o no relacionarnos, lo "bueno y malo" (correcto e incorrecto), y cómo funciona el mundo, la vida misma... Pero, jamás, jamás debemos permitir que dicten o influyan sobre quién nos enamoramos. ¡En eso no!
Es mejor un error propio que una experiencia robada; por muy dolorosa que resulte... llega a ser necesaria.
A fin de cuentas, ¿qué es lo peor que pasaría de enamorarte?: ¿Con el tiempo terminar con el corazón roto?, es inevitable al vivir. ¿O... o, terminando por amar a esa persona? ¿Es peor sufrir por un amor fallido o jamás haber amado y ser amado?
Para mí es jamás haber amado.
Ahora, justo ahora, a las 04:30 hrs., escribiendo esto, te digo: "¡Estoy enamorado de ti!"
Mis horas de sueño se ven perturbadas al no poder dejar de pensar en ti; las distracciones intentadas no surten efecto pues invariable vuelves a mi pensamiento. Pienso y pienso sin fin, algo común en mi, sobre las discordias en un posible tú y yo: distancia, tiempo... diferencias, disímil cosas y factores que más y más se vuelven absurdos. Ya que, lo que predomina en mí es lo positivo, la esperanza, un creciente anhelo; y el tormento de no tenerte frente a mí... y decirte tanto.
Vacilo si sería mejor ceder a ese intermitente murmullo que me reclama: "Es una locura. Piénsalo bien; mejor será te fijes en alguien más." Hasta hace poco lo intenté... Sólo para descubrir que por ninguna sentiría jamás lo que por ti; por más atractiva que resulte es incomparable la belleza, la beldad, que mis sentidos perciben por ti; interna, externa, conocida y desconocidamente. ¡Ah…! Todo eso que me tiene por las noches en vigilia y los días baboseando distraído; más lo que ansío con desesperación saber y descubrir de ti.
No te pido que de mí te enamores... eso depende sólo de ti; como antes he dicho. Te pido... me concedas, me permitas una oportunidad; que una señal contundente o disimulada, pero clara, me des de que podrías, por mí, sentir lo mismo. O, bien, que de una vez por todas me calle, deje de buscar algo distante o improbable. Si te place se cruel, despiadada al decírmelo... pero, por favor, te pido, te suplico e imploro termines con este, mi cegador y martirizante, sufrir por ti. Tú, y sólo tú puedes acallar esta pasión que me devora sin clemencia más allá de todo control que puedo ejercer sobre mí para frenarla; y desespera no dar rienda suelta.
Libérame. Grita y extingue la llama que en mi pecho me consumirá irremediable; o... con tus labios silba y aviva la flama para con su calidez poder envolverte llegado el momento.

Sufrir por amor es haber amado. Sufrir por amor es anhelar poder desembocar el amor que nos ahoga por ese alguien. Y, sufrir por amor es desear que te ame.
¡Yo sufro… y sufriré por ti!



D. Leon. Mayén


Enamorados
Fotografía del perfil, en Flickr, de Nestor Galina
Usada bajo la licencia Creative Commons

miércoles, 12 de julio de 2017

Chica X

Chica X


Pensar en ti no es algo ajeno en mi día a día, pese a poco saber de ti. La ilusión, el fantasear con devoción algo grato es natural, aunque a veces desesperanzador por falta de replicas.
Si bien tu silencio me asfixia preferiría que lo hiciera uno de tus abrazos o lo que fuera… pero no este invernal silencio que me esperanza tanto como me lastima, me motiva como me desalienta… me llena de vida como me…
Tontamente, quizá, tus letras, tus post, me regocijan al hacerme pensar, inevitable, que son dirigidos para mí, para que los mire; mas acallo el incontenible impulso de responder, pues aunque parecen lanzados al aire sin destinatario temo sean lo opuesto. Y no es que tema el rechazo… o puede que sí, ya no lo sé.
Verdaderamente me atraes como me confundes; con frecuencia desconozco lo que por ti ciento ya que me parece una arrebatada locura propia, a la vez que un deseo profundo y sincero que prefiero no reprochar y dejarme llevar sin más por él, ya que me colma de júbilo y esperanza… Esperanza, algo que sentía lejano.
Por las noches mirando las estrellas me cuestiono que debería hacer al respecto de mi sentir: ¿Hacer lo que mi impulsivo pecho dicté?, ¿callar y esperar paciente lo que haya que aguardar, contando los días evolucionando en meses?, o ¿olvidar? —cosa que me es imposible intento tras intento—. X…, si algo de ti supiera, lo que fuera, me aliviaría de este agridulce martirio —que constante me tiene en vigilia—, que por mucho que me duela también, lo admito, disfruto con moderación… Mientras estés presente en mí mi sufrir es sosegado y convertido en algo extraño, menos torturante.
Chica X, tanto disfrutaría decir tu nombre, como añoro pronunciarlo y que lo escuches, rodeado, precedido o posterior a cientos de palabras que surgirían de mí si tú… dijeras, musitaras o mostraras algo por mí.
De mi poco sabes, desconoces mi voz y mucho más, pero todo te diría, respondería hasta a la más absurda o vergonzosa de las preguntas que de tus labios florezca. Y es que eso temo sobre todo lo que siento por ti: hacer lo que sea por ti, por sobre mis miedos y hondas dudas, o no hacer lo que fuera para lograr esto que añoro con frenesí.
Lo que conozco de ti me llama inclemente a acercarme. Y algo que sé es qué no eres ni la mitad de lo que muestras; hay otro lado en ti que anhelo conocer, sin importarme como sea.
No encuentro que hacer, que decir o que esperar a futuro. Si me es posible callaré esto que siento esperando alguna señal tuya… por muy soñadora que sea.



D. Leon. Mayén